• AFO Acuaponía

La acuaponía y los desafíos alimentarios globales

Actualizado: jun 7

La producción de alimentos en el mundo se basa en la disponibilidad de recursos naturales como la tierra fértil, el agua dulce, las energías fósiles y los nutrientes, y el consumo actual es tan alto que excede la regeneración natural del planeta. Un concepto muy útil para explicar esto son los “Límites planetarios”.


La zona verde es el espacio operativo seguro, el amarillo representa la zona de incertidumbre (riesgo creciente), el rojo es una zona de alto riesgo y los límites de la zona gris son los que aún no se han cuantificado. Las variables delineadas en azul (es decir, cambio del sistema terrestre, uso de agua dulce y flujos bioquímicos) indican los límites planetarios en los que la acuaponía puede tener un impacto positivo.


Para mantener un paradigma equilibrado, se requieren sistemas de cultivo innovadores y más ecológicamente racionales, de modo que se puedan equilibrar las compensaciones entre las necesidades humanas inmediatas mientras se mantiene la capacidad de la biosfera para proporcionar los bienes y servicios necesarios. Más que una balanza, el sistema global es como una silla con 3 patas: Una pata representa la sociedad, otra representa los recursos naturales y la última a la economía. Si una de las 3 patas se rompe, por buenas que estén las otras 2, la silla caerá.


En este contexto, la acuaponía ha sido identificada como un enfoque agrícola que, a través del reciclaje de nutrientes, energía y desechos, puede ayudar a abordar tanto los límites planetarios como los objetivos de desarrollo sostenible, en todo el mundo. Cada vez hay más apasionados que implementan proyectos de pequeña escala , y del otro lado, marcas como AFO Acuaponía se hacen rentables impactando el ambiente, las personas y la economía de los países.

Los retos

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible enfatiza la necesidad de abordar los desafíos globales, que van desde el cambio climático hasta la pobreza, con la producción sostenible de alimentos como una alta prioridad. Como se refleja en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 de la ONU, uno de los mayores desafíos que enfrenta el mundo es cómo garantizar que una población mundial en crecimiento, que se prevé que aumente a alrededor de 10 mil millones para 2050, pueda satisfacer sus necesidades nutricionales. Alimentar tantas personas implica que se incremente un 70 % nuestra capacidad agrícola total.


Si bien será necesario producir más alimentos, existe una reducción de la fuerza laboral rural debido a la creciente urbanización. La población rural mundial ha disminuido del 66,4% al 46,1% en el período de 1960 a 2015. Ahora todos quieren vivir en ciudades, y poco a poco se han ido perdiendo los conocimientos ancestrales pasados a través de las generaciones. Según la ONU, en 2050, 2 de cada 3 personas vivirán en ciudades. Sumado a lo anterior, La tierra agrícola actualmente cubre más de un tercio de la superficie terrestre del mundo, pero menos de un tercio es cultivable (aproximadamente el 10%). Durante las últimas tres décadas, la disponibilidad de tierras agrícolas ha ido disminuyendo lentamente a la mitad. Los efectos de la pérdida de tierras cultivables no pueden remediarse convirtiendo áreas naturales en tierras agrícolas, ya que esto muy a menudo da como resultado la erosión y la pérdida de hábitat. El arado da como resultado la pérdida de la capa superficial del suelo debido a la erosión del viento y el agua, lo que resulta en una reducción de la fertilidad del suelo, un mayor uso de fertilizantes y, finalmente, la degradación de la tierra. Las pérdidas de suelo de la tierra pueden terminar en estanques, presas, lagos y ríos, causando daños a estos hábitats.


Al mismo tiempo, la producción de alimentos inevitablemente enfrentará otros desafíos, como el cambio climático, la contaminación, la pérdida de biodiversidad, la pérdida de polinizadores y la degradación de las tierras cultivables. Estas condiciones requieren la adopción de avances tecnológicos rápidos, métodos de producción más eficientes y sostenibles y también cadenas de suministro de alimentos más eficientes y sostenibles, dado que aproximadamente mil millones de personas ya padecen desnutrición crónica, mientras que los sistemas agrícolas continúan degradando la tierra, el agua y la biodiversidad a escala global. Esto está pasando hoy; no tenemos que esperar 30 años más para ver cómo los sistemas naturales pierden consistencia. Mientras el consumo global está creciendo, los recursos disponibles en el mundo, es decir, tierra, agua y minerales, siguen siendo finitos.

Las soluciones

Las condiciones ambientales adversas dictan que existe una necesidad urgente no solo de encontrar nuevas formas de cultivar alimentos nutritivos de manera económica, sino también de ubicar las instalaciones de producción de alimentos más cerca de los consumidores. Cumplir con los ODS requerirá cambios en la práctica, como la reducción de residuos, carbono y huellas ecológicas, y la acuaponía es una de las soluciones que tiene el potencial de cumplir estos objetivos.


LA UE, define a la acuaponía como “un sistema de producción de organismos y plantas acuáticos en el que la mayoría (> 50%) de los nutrientes que sustentan el crecimiento óptimo de las plantas se deriva de los desechos que se originan en la alimentación de los organismos acuáticos.

Se puede cultivar en cualquier parte mediante esta técnica, muchas especies de peces y de vegetales, en espacios pequeños, aprovechando el espacio aéreo, cultivando hacia arriba, en cantidades superiores a la agricultura tradicional, y aportando un valor estético a los espacios donde se instale un proyecto.

Claramente, la acuaponía permitirá a las ciudades poder producir alimentos frescos, inocuos, en entornos locales, con procesos limpios; ello implica una asociación conjunta entre empresarios, tomadores de decisiones y las universidades. Aún queda mucha investigación al respecto, y las leyes no son lo suficientemente claras en aspectos como la producción orgánica, las producciones múltiples y el impacto ambiental asociado.


El número de artículos publicados sobre “hidroponía”, “RAS” y “acuaponía” de 1980 a 2018 (Scopus Database). Ten en cuenta que la escala de “RAS” es un orden de magnitud mayor que la de “hidroponía” y “acuaponía”. .

Los mercados de nicho son interesantes el día de hoy, pero, la finalidad máxima es poner tales productos al alcance de todos, democratizando el acceso a los alimentos sanos, aunando a la humanidad como una especie que crece.

A fin de cuentas, como industria, la acuaponía suma 4 décadas, las cuales han sido de mucha utilidad para posicionarse, y cada vez, estar más convencidos de que los retos pueden superarse, siempre y cuando se integren ciencia, tecnología e ingenio humano.


Witiman Andrés Canacue Ortiz.

CEO AFO Acuaponía.

Referencias:

Aquaponics and Global Food Challenges

Simon Goddek, Alyssa Joyce, Benz Kotzen, and Maria Dos-Santos

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo